Hipertensión arterial

¿QUÉ ES?

La hipertensión arterial es la elevación persistente de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales. Estos valores se han fijado en 140 mm Hg para la tensión arterial sistólica, llamada popularmente “máxima”, y 90 mm Hg para la tensión diastólica, conocida como “mínima”.

En la mayoría de los casos la hipertensión arterial es de causa desconocida, sin embargo, existen algunos factores que hacen más probable su padecimiento como antecedentes familiares , hábitos de vida poco saludables ( dieta rica en sal, obesidad, tabaquismo, sedentarismo…) .

La hipertensión arterial es una enfermedad muy frecuente. Se estima que hasta el 50 % de la población mayor de 65 años padece hipertensión .

La hipertensión arterial es un factor de riesgo muy importante para la aparición de enfermedades graves como ictus, demencia, Infartos de miocardio e insuficiencia renal e insuficiencia cardiaca.

SÍNTOMAS

Se puede tener presión arterial alta durante años sin presentar ningún síntoma. Uno de los mayores peligros de esta enfermedad es que se trata de un mal “silencioso” que va dañando nuestro sistema arterial sin que nos demos cuenta.

En casos muy severos o de muy mal control puede aparecer dolor de cabeza, mareo, sangrado nasal espontáneo, nerviosismo o inquietud, pero esto no es lo habitual.

Es frecuente que el diagnóstico se realice de forma fortuita o durante algún chequeo rutinario

DEBES CONSULTAR AL MÉDICO SI…

Es muy probable que tu médico o enfermera realice tomas de tensión de arterial como parte de la rutina de cualquier consulta. También es muy frecuente que se realicen tomas de tensión en farmacias u otros centros sanitarios.

Debes tener en cuenta que en muchas ocasiones, fuera del ámbito médico, se realizan tomas de tensión arterial con aparatos con mantenimiento deficiente o en situaciones poco adecuadas. De todas formas, si detectas en alguna toma de tensión casual cifras más altas de lo normal, acude a tu médico, éste realizará una evaluación completa de tu salud cardiovascular y comenzará un seguimiento de tu caso.

TRATAMIENTO

El primer escalón de tratamiento son medidas no farmacológicas. Es indispensable mantener un peso saludable, reducir el consumo de bebidas alcohólicas, reducir el consumo de sal, dejar el tabaco y realizar ejercicio físico de forma regular.

Si el primer escalón no funciona, y dependiendo de la severidad de la hipertensión, tu médico decidirá si es adecuado iniciar tratamiento farmacológico.

Existen numerosas familias de fármacos antihipertensivos. Cada familia actúa por distintos mecanismos y muchas se pueden usar en combinación consiguiendo efectos aditivos beneficiosos. Tu médico determinará cual es el tratamiento más adecuado para ti según los tratamientos que ya tengas prescritos, tus alergias y tus enfermedades previas.

Existen personas que responden bien a un fármaco y no a otro, por lo que puede llevar un tiempo conseguir la dosis y medicamento óptimos para el buen control de tu riesgo vascular.

Entre los efectos secundarios más comunes de los fármacos antihipertensivos son mareos, naúseas, vómitos, palpitaciones, reacciones dérmicas, estreñimiento, diarrea, problemas de erección , tos, hinchazón de pìernas o labios, dolor de cabeza….Si aparecen cualquiera de estos síntomas durante el tratamiento no dudes en consultar con un facultativo.

RECOMENDACIONES

· Nunca te automediques, no tomes fármacos para reducir al tensión sin prescripción

· Nunca suspendas tu tratamiento por decisión propia

· Si te han indicado que debes tomar medicación, toma los fármacos a la misma hora con un poco de agua.

· No faltes a tus controles de tensión.

· Recuerda que llevar una vida cardiosaludable, caminar 45 minutos al día, comer abundantes frutas y verduras, perder un poco de peso , reducir grasas y alcohol ayudarán a un mejor control de las cifras tensionales y pueden evitarte algún antihipertensivo.

· No olvides que el hecho de tomar “pastillas” para la hipertensión , no implica que puedas dejar de hacer la dieta y el ejercicio que te han recomendado.