Reflujo gastroesofágico

¿QUÉ ES?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico se produce cuando el contenido ácido del estómago fluye hacia el esófago y produce síntomas molestos y/o complicaciones. Los síntomas deben ser lo suficientemente importantes en frecuencia o en intensidad como para afectar la calidad de vida del paciente.

Constituye una de las patologías del aparato digestivo de mayor prevalencia en la población occidental.

SÍNTOMAS

● Pirosis: se describe como la sensación de ardor o quemazón en el área retroesternal, suele ser más frecuente después de la ingesta.

● Regurgitación: es la sensación de retorno del contenido gástrico a la hipofaringe y a la boca sin náuseas

OTROS SÍNTOMAS:

● Dificultad para tragar

● Dolor torácico

● Sensación de nudo en la garganta

● Tos crónica

● Laringitis

DEBES CONSULTAR CON UN MÉDICO SI…

● Tienes síntomas persistentes como regurgitación y/o pirosis más de dos veces por semana.

● Dolor y dificultad para tragar.

● Tomas medicamentos de venta libre para la acidez estomacal.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la ERGE busca potenciar los mecanismos antirreflujo y disminuir la secreción ácida gástrica en el esófago, con el objetivo de producir un alivio de los síntomas, la curación de las lesiones y la prevención de las recidivas y complicaciones. Incluye consejos sobre el estilo de vida, medidas higiénico-dietéticas, fármacos y ocasionalmente cirugía.

Fármacos:

● Antiácidos: los IBP (Inhibidores de la bomba de protones) son los fármacos de elección, constituyen actualmente la mejor opción terapéutica tanto para la terapia continua como a demanda.

Tratamiento quirúrgico: en los casos refractarios a tratamientos previos e individualizados.

RECOMENDACIONES

● Estilo de vida: Pérdida de peso, elevación de la cabecera de la cama 10-15 cm en pacientes con síntomas nocturnos o laríngeos, así como evitar las comidas 2-3 horas antes de acostarse.

● Modificaciones dietéticas en aquellos pacientes que presenten correlación entre dieta y RGE. Evitar las comidas copiosas, ricas en grasas y especiadas, los zumos y los dulces.

● Evitar el tabaco y el alcohol.

● Evitar fármacos que producen RGE