Insomnio

¿QUÉ ES?

Hablamos de insomnio cuando una persona tiene dificultad para conciliar o mantener el sueño, o tiene un sueño no reparador.

Es importante saber que esta condición no siempre representa un problema de salud.

Debemos saber que el sueño varía con la edad, los niños pueden necesitar dormir entre 12-14 horas, mientras que las personas mayores con 4-6 horas tienen suficiente.

En ocasiones se trata de un problema autolimitado en el tiempo.

Puede ser secundario a preocupaciones, ansiedad, consumo de determinadas sustancias, medicamentos o enfermedades.

SÍNTOMAS

Si padeces de insomnio puedes notar alguno de los siguientes síntomas:

● Cansado

● Irritable

● Dolor de cabeza

● Somnolencia.

● Dificultad para concentrarte, por ello debes tener especial precaución si vas a conducir o manejar maquinaria.

DEBES CONSULTAR AL MÉDICO SI…

● Pese a seguir las recomendaciones descritas a continuación en este documento persisten los síntomas.

● El insomnio afecta a tus actividades cotidianas, a tu trabajo o a tu vida social.

● Si asocia el insomnio con alguna de las siguientes cosas:

o Consumo de algún medicamento o sustancia

o Con síntomas como levantarse a orinar frecuentemente por la noche

o Con ronquidos o sensación de quedarse sin aire

o Si su pareja te dice que mientras duermes te quedas por momentos “sin respirar” (apneas)

TRATAMIENTO

El pilar fundamental del tratamiento del insomnio son la modificación de hábitos( los cuales vienen detallados en el apartado de recomendaciones )y el tratamiento de la enfermedad de base si existiera.

Su médico le puede recomendar, según su tipo de insomnio, algún tratamiento durante un periodo de tiempo limitado, teniendo en cuenta que el tratamiento puede disminuir la memoria y la concentración.

RECOMENDACIONES

Debes mantener horarios regulares: intenta levantarte y acostarte todos los días a la misma hora, incluyendo los fines de semana. Si hace falta, pon el despertador.

● Evita las siestas durante el día.

● Evita tomar bebidas estimulantes como el café, el cacao o el té (al menos 6 horas antes de acostarse), evita también la nicotina (el uso habitual del tabaco provoca alteración en el sueño) y el alcohol (aunque al principio da somnolencia, luego provoca un sueño fraccionado y no reparador).

● Establece una serie de rutinas previas al sueño.

● Establece una rutina de ejercicios, pero evita realizarlo, al menos, 3 horas antes de acostarte.

● Procura no ir a la cama con sed, con hambre o con ganas de orinar.

● Cena ligero al menos 2 horas antes de acostarte

● Evita el uso de diuréticos y la abundante ingesta de agua al final del día, las ganas de orinar te pueden despertar.

● Evita trabajar al menos 2 horas antes de acostarte y no trabajar, comer, beber o ver la televisión en la cama, ya que se trata de asociar el dormitorio al hecho de dormirse rápidamente.

● Procura que el dormitorio esté confortable, sin ruidos, sin luz exterior, con una temperatura ambiente entre 15 y 25º, que la cama tenga un colchón cómodo.

● Toma una ducha caliente antes de acostarte.

● Haz ejercicios de relajación en la cama.

● SI A PESAR DE TODO ESTO, NO CONSIGUE CONCILIAR EL SUEÑO EN UN RATO (espera unos 30 minutos), LEVÁNTATE, SAL DE LA HABITACIÓN Y VUELVA A ACOSTARTE PASADOS UNOS 5 -10 MINUTOS (no se te quedes mirando el reloj en la habitación). Repite esto último cuantas veces sea necesario.